Cuando un amor no es mutuo, duele

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Unico amor.

La invente para Lengua y Literatura, me saque un 9, espero que les guste :)

Unico Amor

Viví toda mi vida ilusionándome con hombres que nunca serian míos. Desde pequeña sufro por amor, ya que no me acepto tal cual soy y así, no dejo que ningún hombre se acerque a mí, solo por miedo a ser rechazada.
Los peores años fueron los de la adolescencia, cuando por completo me sentía fea y sin posibilidad de conocer a nadie. Hasta que conocí al hombre que me cambio la vida, esa persona que llegas a amar con tan solo mirarla, lleno de ternura, amor y belleza.
Teníamos 17 años, éramos tan solo adolescentes que salían a divertirse y no se daban cuenta que podían encontrar el amor.
Renzo se llamaba, era hermoso y me gusto desde la primera mirada que cruzamos. Le comente a mi amiga y rápidamente me hice amiga de el. Fuimos muy compinches, nos contábamos nuestros secretos y nos veíamos todos los días, cerca de mi casa.
Cada dia que pasaba, me gustaba más: su belleza me encantaba, su mirada era arrolladora y su sonrisa, perfecta. No soportaba la idea de ser amigos, debía decirle lo que sentía: amor, algo tan simple y bello.
Decidí decírselo un 13 de octubre de 1998, lo cite en una placita a tomar mates, algo simple para no levantar sospecha. Esa tarde fue larguisima, los minutos se me hicieron eternos y nunca encontraba el momento adecuado para decírselo.
En un momento, vio mi cara de preocupación (me conocía mucho, esta por demás decirlo) y me pregunto que me pasaba, y le grite de bronca y desesperación que lo amaba y el no se daba cuenta todo lo que sentía por el, que solo me veía como una amiga y jamás como una mujer. Se quedo helado, y yo intrigada por saber que pensaba. Esa tarde me fui corriendo a mi casa, muy triste me recosté en mi cama y llore toda la noche.
Recuerdo que a la semana, me llamo por teléfono diciendome que quería verme para hablar de lo sucedido. Nos vimos a la vuelta de mi casa, el me esperaba junto con una rosa. Llegue, nos abrazamos y me dio la rosa seguida de un: Yo también te amo Maru. Fue la tarde más perfecta de mi vida, la recuerdo muy bien.
Nos pusimos de novios, estuvimos 4 años juntos y decidimos casarnos. Fueron años preciosos, perfectos…
Luego de 10 años juntos, sufri la primera desgracia: llegaba del trabajo y lo encuentro en la cama con Rosalía, la mucama. Tan sensible como siempre, me largue a llorar y me fui corriendo a la placita donde le confesé mi amor. Esa noche no volví a casa, me sentía desganada, deshecha. Me costo mucho volver, iba a ser difícil mirarlo a la cara y enfrentar la realidad.
Fui tonta, realmente tonta al darle una segunda oportunidad, pensando que todo podía cambiar y el me iba a seguir amando como la primera vez. No niego que tuvimos una vida hermosa, junto a un hijo perfecto, Tomas; pero podrían haber sido mejores.
Me volvió a engañar y lo volví a perdonar, no podía divorciarme ya que el era la fuente de ingresos de nuestras vidas y sin el, viviría en la calle con mi pobre hijo. No se lo merecía, no se merecía vivir así, me tenia que sacrificar por el.
Cumplimos las bodas de plata, 25 años de engaños y desamor.
5 años después, decidí divorciarme. No podía seguir viviendo engañada, no podía seguir pensando que algún dia podía cambiar…
Fueron tiempos difíciles, viviendo en casa de mi madre con mi hijo, buscando trabajo para poder sobrevivir.
A pesar de los problemas de Renzo, tuve una relación realmente hermosa y puedo decir que fue mi primer y único amor. Tome muchas decisiones a su lado, decisiones que cambiaron por completo mi vida, decisiones que me dejaron sola a cargo de un hermoso hijo al cual seguir criando.
Logre olvidarme de su amor y volver a comenzar mi vida, costo… pero lo logre.

2 comentarios:

Sol dijo...

Por un segundo creí que era real, muy bueno. Te felicito.

ger dijo...

Suena mucho más interesante a los ensayos que me hacían escribir a mí.
Qué bueno que fomenten tu creatividad =P